Perro grande en un piso

¿Un perro grande en un piso? ¿Buena o mala idea?

Es mucha la gente que cree que un perro grande nunca debería vivir en un piso, es más, muchos de estos consideran que ningún perro debería vivir en un piso.

A la hora de adoptar a un perro para vivir en un piso, no deberíamos fijarnos en su tamaño, sino en su nivel de energía, ya que es esto lo que estipulará el que nuestra relación y convivencia con el perro sea grata y satisfactoria. Si conseguimos cubrir sus necesidades de ejercicio con los paseos, pasará la mayor parte del tiempo durmiendo y descansando.

Un perro, grande o pequeño, es una responsabilidad muy grande que no todos pueden cubrir. Por tanto, antes de adoptar un perro debemos de informarnos de sus necesidades y tener claro que podremos cubrirlas en todo momento.

El nivel de energía de un perro no está relacionado con el tamaño, al menos como pensamos, ya que suele ser a la inversa de lo que se cree. Por norma, pero con muchas excepciones, los perros de razas grandes (gigantes) suelen ser perros con niveles de energía más bajos que los perros de tamaño pequeño. Un ejemplo muy claro lo vemos en el Dogo Alemán, perro grande que por lo general tienen un nivel de energía bajo, y en el lado opuesto, el Yorshike, perro muy pequeño pero con niveles de energía generalmente muy altos.

Los perros son animales que necesitan de ejercicio diario y muchas horas de sueño, lo que les hace animales perfectos para vivir en un piso siempre y cuando su necesidad de ejercicio esté cubierta. Por lo general, para perros adultos, aconsejamos un paseo diario de una hora por la mañana y otros dos paseos más cortos al mediodía y a la noche. Si podemos cumplir con estos paseos, tendremos un perro feliz indistintamente del tamaño que tenga y evitaremos muchos problemas de comportamiento, ya que la mayoría de estos vienen dados por dos motivos, falta de liderazgo y falta de ejercicio.

Leyendo esto, muchos estaréis pensando que bueno, en este caso, quizás sea mejor para el perro vivir en una casa con jardín. Pues bien, la experiencia me ha mostrado que por norma general (hay excepciones), el perro, sobretodo si es un perro grande, es más feliz en un piso que en una casa. ¿Por qué?

La respuesta es muy sencilla. Por norma, la gente considera que como el perro tiene un jardín para correr, no hace falta sacarlo a pasear por periodos tan largos como el perro que vive en un piso. Esto es un error garrafal, ya que un perro adulto en un jardín, se pasará el día durmiendo, por tanto, debemos de sacarlo a andar o correr mínimo una hora diaria, lo mismo que si viviera en un piso.

Otro factor en contra que suelen tener las casas con jardín, es que cuando el perro molesta o ensucia, se le saca al jardín y se le deja ahí sólo. Esto rompe con su primera norma de comportamiento, el perro es un animal de grupo y el estar sólo lo deprime. Esta soledad suele afectar más a los perros grandes ya que estos ocupan más espacio y suelen tender a molestar más dentro de casa, por lo que pasan más ratos en el jardín de lo que deberían.

A la hora de adoptar a un perro, no importa donde vivamos, no importa la raza, no importa el tamaño… lo que importa es que estemos concienciados que un perro es una responsabilidad y tiene unas necesidades básicas que tenemos que cubrir. Una vez sabemos esto, debemos elegir un perro con un nivel de energía similar al nuestro para que la convivencia sea más fácil.

No adoptes a perros con altos niveles de energía si no te gusta disfrutar del deporte al aire libre, ya que estos lo necesitan.

Lo mejor a la hora de adoptar es dirigirse a una protectora de animales y pedirles consejo, ya que estos conocen a sus perros y pueden aconsejarte.

No dejes que el tamaño te afecte, por lo menos no por pensar que el animal va a sufrir por estar encerrado. Únicamente preocúpate de darle el ejercicio, liderazgo y amor que necesita.

Las protectoras están llenas de perros grandes esperando a ser adoptados – Los tienen muy bien, les dan mucho cariño, pero seguro que no estará tan bien como podría estar con una familia en un piso.

Os dejamos aquí el enlace de otro artículo que habla sobre lo mismo: http://estrellaarcadenoe.blogia.com/2008/102201-perros-grandes-en-pisos.php

¡Adopta!