gato perdido

El Gato es uno de los animales domésticos más comunes en nuestro país y en parte, esto se debe a la sencillez de los cuidados necesarios que conlleva el vivir con un gato.

A pesar de ser un animal fácil de mantener, el gato requiere de ciertos cuidados y atenciones que no debemos olvidar para que este viva felizmente por muchos años haciéndonos compañía.

Mucha gente se decanta por el gato como animal de compañía por no disponer del tiempo suficiente que conlleva un perro o por el echo que el gato es más independiente y necesita de algo menos de compañía que el perro. Si bien esto es cierto, nunca debemos dejar a un gato sólo por muchas horas como norma habitual, y si tenemos que hacerlo, deberíamos plantearnos adoptar mínimo dos gatos para que se hagan compañía. En el caso que se opte por esta opción y los gatos no sean cachorros y no hayan vivido nunca juntos, leer primero esté artículo sobre como juntar perros y gatos (a pesar de estar escrito para perros y gatos, se pueden aplicar los mismos pasos para juntar un gato con otro gato). Los gatos son animales solitarios, pero necesitan compañía y atención constante.

Debemos tener una o dos bandejas de arena en algún rincón tranquilo de la casa para que el gato haga sus necesidades. Si el gato tiene acceso al jardin, está bandeja no es necesaria. Los gatos son muy limpios y desde el primer día harán uso de la bandeja, con una necesidad mínima de entrenamiento. Es importante que esta bandeja se mantenga limpia, sacando las “cacas” a diario y cambiando la totalidad de la arena semanalmente.

En lo que se refiere a la alimentación, el gato es un animal estrictamente carnivoro y las comidas preparadas con altas concentración de carbohidratos suelen no sentarles bien, estriñéndoles, engordándoles e incluso en casos extremos, provocándoles alergias. Si estás alimentando a tu gato con comida deshidratada y padece de estreñimiento, en algunas ocasiones ayuda el darle alimento húmedo de buena calidad.

En estado salvaje, el gato prácticamente no bebe agua, ya que se provee de casi toda la que necesita al ingerir sus presas. Obviamente, en cautividad, nunca debe de faltar agua disposición de nuestro gato, ya que de otro modo sufriría de deshidratación.

En relación a la alimentación, a pesar de que el gato es un animal carnívoro, nunca debe faltar en casa un rincón con hierva para que el gato pueda purgarse. Esto es muy importante, ya que el gato pasa gran parte del tiempo limpiando su cuerpo con su rugosa lengua y con esto, la ingesta de pelo es inevitable. Está ingesta de pelo puede deteriorar en las famosas bolas de pelo que obstruyen el aparato digestivo del gato. La forma más sencilla de evitar la obstrucción de los intestinos del gato es teniendo esta hierva a su alcance para que el animal la coma cuando la necesite y así se purgue y el pelo no se obstruya.

Es importante también disponer de sitios altos donde el gato no tenga el acceso limitado, a ser posible en una zona soleada, ya que esto les encanta a los gatos. En el mercado se pueden encontrar multitud de estanterías para gatos, las cuales ya suelen llevar incorporadas una zona para el raspado, donde el gato puede mantener sus uñas en perfecto estado sin destrozar nuestro mobiliario o cortinas.

Para la hora del juego, debemos disponer de una caña con plumas para que el gato no se acostumbre a morder nuestra mano y evitar accidentes innecesarios por los desafortunados arañazos.

El gato, como cualquier otro animal o persona de nuestra “manada”, debe también tener establecidas algunas barreras y reglas. Para esto, NUNCA debemos usar la violencia o enfadarnos con el gato, ya que esto es completamente antinatural y no hará ningún beneficio. Desde aquí, aconsejamos comprar un pulverizador de agua y rociar unas gotas en la carita del gato cuando haga algo que no tenga permitido. Con esta táctica y mucha paciencia, los resultados vienen solos. Es importante que el gato no sepa de donde viene el chorro de agua y que no lo relacione con nosotros, ya que en ese caso, el gato se comportará como debe en nuestra presencia pero hará a su antojo cuando esté sólo.

Por último, recordar el hacer, mínimo, una visita anual al veterinario para hacer un chequeo general y proceder con las vacunas pertinentes.

No olvidemos que un piso no es el hábitat natural de nuestro gato, por tanto, debemos de hacer modificaciones para mejorar la calidad de vida de nuestro gato.

Para cualquier duda u opinión, déjanos un comentario!