Diabetes en Perros

Es importante entender que la diabetes en perros se considera un trastorno manejable y muchos perros diabéticos pueden llevar vidas felices y saludables.

La diabetes en Perros se puede clasificar como:

  • Tipo I (falta de producción de insulina).
  • Tipo II (deterioro de la producción de insulina junto con una respuesta inadecuada a la hormona).

La forma más común de la enfermedad en los perros es el tipo I, diabetes insulinodependiente, que ocurre cuando el páncreas es incapaz de producir o secretar niveles adecuados de insulina. Los perros que tienen diabetes tipo I requieren terapia con insulina para sobrevivir.

Cómo saber si mi perro tiene Diabetes

Las siguientes son señales de que su perro puede ser diabético:

  • Cambio en el apetito
  • Sed excesiva / aumento del consumo de agua
  • Pérdida de peso
  • Mayor micción
  • Aliento inusualmente dulce o con olor a fruta
  • Letargo
  • Deshidración
  • Infecciones del tracto urinario
  • Vómito
  • Formación de cataratas, ceguera
  • Infecciones crónicas de la piel

Causas de la Diabetes en Perros

La causa exacta de la diabetes es desconocida, pero la genética, la obesidad, la pancreatitis crónica, ciertos medicamentos y depósitos anormales de proteínas en el páncreas pueden jugar un papel importante en el desarrollo de la enfermedad.

Perros más propensos a la diabetes

Se cree que los perros obesos y las hembras pueden correr un mayor riesgo de desarrollar diabetes al hacerse mayores (6-9 años de edad)

Algunas razas también pueden tener un mayor riesgo, incluyen terriers australianos, Schnauzers estándar y miniatura, Perro Salchicha , Caniches y Samoyedos.

La diabetes juvenil también se puede ver y es particularmente frecuente en Golden Retrievers.

Diagnóstico de la Diabetes en Perros

Para diagnosticar correctamente la diabetes, su veterinario recopilará información sobre signos clínicos, realizará un examen físico y llevará a cabo un análisis de sangre y un análisis de orina.

Tratamiento de la Diabetes en Perros

Cada perro diabético es un caso único y responderá de manera diferente a la terapia. El tratamiento de la diabetes se basa en la gravedad de los signos de la enfermedad y si hay otros problemas de salud que podrían complicar la terapia.

Algunos perros están gravemente enfermos cuando son diagnosticados por primera vez y requieren cuidados hospitalarios intensivos durante varios días para regular sus niveles de azúcar en la sangre.

Los perros que son más estables cuando se diagnostican por primera vez pueden responder a la medicación oral o una dieta rica en fibra que ayuda a normalizar los niveles de glucosa en la sangre.

Para la mayoría de los perros, las inyecciones de insulina son necesarias para la regulación adecuada de la glucosa en la sangre. Una vez que se establece el tratamiento de insulina correcto para su mascota, generalmente basado en el peso, se le mostrará cómo darle sus inyecciones de insulina en casa.

Se recomienda esterilizar a su perro, ya que las hormonas sexuales femeninas pueden tener un efecto sobre los niveles de azúcar en la sangre.

Como su veterinario le explicará, es importante siempre darle a su perro insulina a la misma hora todos los días y darle comidas regulares en conjunto con su medicación; Esto permite que los picos de nutrientes en la sangre coincidan con los niveles máximos de insulina. Esto reducirá la posibilidad de que sus niveles de azúcar se desequilibren demasiado. Usted puede trabajar con su veterinario para crear un horario de alimentación alrededor del tiempo de la medicación de su mascota. En un perro con diabetes también es importante evitar chucherías que sean altas en glucosa. Los controles regulares de la glucosa en la sangre son una parte crítica de la vigilancia y el tratamiento de cualquier perro diabético, y su veterinario le ayudará a establecer un calendario para comprobar el azúcar en la sangre de su perro.

Prevención de la Diabetes en Perros

Aunque cierto tipo de diabetes es hereditario – el tipo que se encuentra en los perros de menos de un año de edad -, la dieta adecuada y el ejercicio regular pueden ayudar a evitar el desarrollo de la diabetes. Aparte de otros efectos negativos, se sabe que la obesidad contribuye de forma negativa frente a la diabetes.

Si sospecha que su perro tiene diabetes

Si su perro está mostrando cualquier signo clínico anormal de los que se enumeran arriba, concierte una visita para ver a su veterinario inmediatamente. Si un perro diabético no es tratado, puede desarrollar problemas de salud secundarios como cataratas y problemas severos del tracto urinario. En última instancia, la diabetes no tratada puede causar la entrada en coma e incluso la muerte.