Comportamineto del Perro

El comportamiento de nuestro perro depende de nosotros y de como cubramos sus necesidades. En este apartado nos concentraremos en puntos relacionados con la posición jerárquica de nuestro perro dentro del grupo familiar – Otras necesidades como el ejercicio y el cariño las vemos en otros artículos. Para saber más sobre como elegir a un perro y sus necesidades, podéis leer ¿Cómo Elegir un Perro?

Las reglas básicas en relación a la posición jerárquica que debemos seguir, para evitar problemas de comportamiento, desde que el perro llega a nuestra casa son:

  • El comportamiento del perro en el grupo debe ser regulado por normas estrictas. Esto simplemente se refiere a que si algo no está permitido, el perro no lo podrá hacer nunca. No hay nada peor para el perro que el que se le permita hacer algo no permitido algunas veces y otras no. Esto confundirá al perro en gran medida. Si es no, es NO, siempre.
  • Cada individuo, ya sea humano, canino u otro animal, ocupará una posición concreta dentro del grupo según una determinada “jerarquía social”. El perro es un animal de manada. En nuestra sociedad, su manada es la familia, por tanto, cada miembro de esta debe tener una posición clara con respecto al perro, siempre manteniendo a todo humano por encima de él en el nivel jerárquico, incluso en el caso de haber bebes en casa. El perro ha de respetar y obedecer a todos y cada uno de los individuos de la familia, sin importar la edad.
  • El perro espera que su dueño le fije el lugar que deberá ocupar en el grupo social que será la familia y que se comporte de forma consecuente como jefe del grupo. La creencia de que en un grupo sólo puede haber un jefe es errónea. Cuando hablamos de perros, cada individuo tiene una posición jerárquica determinada dentro del grupo y nunca puede haber dos miembros con exactamente la misma posición – Esto es por lo que a veces dos perros que viven juntos siempre se están peleando. Lo cual suele ser debido a factores externos que no les permiten establecer una posición de sumisión o mando del uno frente al otro. Si ambos miembros están en la misma posición, lucharán para establecer cual de los dos debe ser el sumiso y cual el dominante. Un ejemplo claro de factor externo que no permite este establecimiento de posiciones jerárquicas entre dos perros que viven juntos es la reacción de un dueño ante la pelea de dos de sus perros. Por norma, y somos conscientes que se hace con la mejor intención del mundo, el propietario suele ir al que ha perdido y darle cariño y probablemente enfadarse con el que ha ganado la pelea. Una pelea nunca debe ser permitida, pero en el caso que se de, NUNCA debemos consolar al perro que ha perdido, ya que esto lo situará instantáneamente por encima del perro que ha ganado (pero si comprobaremos que ambos perros están bien). Esto, en la naturaleza, es obviamente una incongruencia y creará futuras peleas, ya que ambos individuos habrán acabado la pelea como miembros dominantes y ninguno de los dos quedará como miembro sumiso hacia el otro.
  • El perro quiere saber exactamente lo que debe y lo que no debe hacer, y no reconocerá como jefe del grupo a un dueño que no le de las pautas de lo que tiene que ser un comportamiento adecuado. Si este fuera el caso, el perro se considerará con todo el derecho de desempeñar él mismo el papel de líder de la manada.

Para preguntas o dudas de lo explicado en este artículo sobre el comportamiento del perro, usar la zona de comentarios de abajo. Intentaré responder a todos los comentarios.